lunes, 28 de mayo de 2012

Finanzas personales en Colombia ¡Urgente!


Por: Rigoberto Puentes

-¡Pero si la semana pasada costaban $500.000! –Reclamó la señora al vendedor- ¿Por qué subieron de precio?

Unos días antes ella había visto los zapatos en la vitrina y se había enamorado de ellos. ¡Tenía que comprarlos!

-Qué pena señora, pero nos aumentaron los costos –respondió este último- y tuvimos que subir los precios.

El vendedor se refería a las recientes medidas que había tomado el gobierno para desincentivar las ventas de zapatos: restricción al uso del cuero, aumento del  IVA, aumento de intereses a los fabricantes, etc.

-Bueno –respondió resignada la señora sacando su tarjeta de crédito- ¡qué le vamos a hacer!


El relato anterior hace referencia a un interesante artículo de EL TIEMPO de ayer (domingo 27/5) sobre el incremento irracional del crédito, particularmente el de consumo.  
La mejor solución para detener el auge crediticio es la educación  en finanzas personales.
Allí hacen una lista de las siete formas mediante las cuales el gobierno intentará atajar el aumento del mismo. Las resumo a continuación:

1) Congelar los fondos de los BANCOS
2) Fijar topes para que los BANCOS midan la capacidad de endeudamiento
3) Imponer límites de crédito vs. garantías
4) Mayores requisitos de capital a los BANCOS
5) Fijar mayores impuestos a los fondos de que dispone los BANCOS para prestar
6) Que los BANCOS reduzcan los plazos de los créditos
7) Que los BANCOS aumenten capital de reserva

Tengo la impresión de que el gobierno está dejando toda la responsabilidad en el lado equivocado: ¡LOS BANCOS! Parece olvidarse de que estos no son  entidades oficiales que deban obedecer a ciegas los mandatos del gobierno; ni tampoco entidades sin ánimo de lucro dispuestas a acatar religiosamente las regulaciones que trate de imponerles la Superfinanciera.

Los bancos no harán caso indiscriminado de ninguna regulación que trate de impedirles aumentar sus ganancias. Por el contrario, tratarán de buscar cuanta argucia legal encuentren sus abogados para pasarse por alto las regulaciones y seguir prestando dinero a manos llenas… Y no los culpo. ¡Ese es su negocio! Y su responsabilidad, como la de cualquier otro empresario, es la de maximizar las utilidades para sus accionistas. ¡Esa es la base de nuestro sistema capitalista!

Lo que el gobierno pretende con las anteriores medidas es algo así como pedirle al fabricante de zapatos que reduzca su volumen de ventas porque las señoras están comprando zapatos en exceso. Al tratar de aumentar las barreras que encarezcan la producción, el fabricante aumentará el precio de sus zapatos… con la absoluta certeza de que la dama que se enamore de un par de los mismos no reparará en el precio… los comprará de igual forma… ¡Lo mismo ocurre con el crédito!: lo que estas medidas harán es encarecer el costo del dinero. Los bancos seguirán prestando a una mayor tasa de interés. Y si el gobierno pretende seguir restringiendo el crédito bancario lo único que conseguirá es desviar a los usuarios financieros hacia los agiotistas… ¡empeorando con ello su situación!

Y entonces… ¿cuál es la solución?

“LA EDUCACIÓN SOBRE FINANZAS PERSONALES”.


Para que la solución realmente funcione, esta debe estar en manos de los propios interesados: los usuarios financieros. Son ellos los que tienen que ser convencidos de que el alto endeudamiento a la larga puede conducirlos a la pobreza crónica. Es fundamental  iniciar cuanto antes el programa nacional de educación en finanzas personales. 

Mientras la gente no aprenda a manejar sus finanzas personales… mientras no sea consciente del daño que genera el alto endeudamiento, no será posible reducir el crecimiento del crédito de consumo.

Una pregunta para los altos funcionarios del sistema financiero:

Siguiendo las pautas del programa mundial de la OECD (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico), en 2010 se inició un proyecto llamado ESTRATEGIA NACIONAL DE EDUCACIÓN ECONÓMICA Y FINANCIERA. Los detalles del mismo se plasmaron en un documento desarrollado conjuntamente por el Ministerio de Hacienda y Crédito Público, el Ministerio de Educación Nacional, el Banco de la República, la Superintendencia Financiera de Colombia, el Fondo de Garantías de Instituciones Financieras, el Fondo de Garantías de Entidades Cooperativas y el Autorregulador del Mercado de Valores.


Después de dos años de existencia del citado documento, ¿en qué punto se encuentra el proyecto?

Por supuesto esta pregunta va dirigida a las cabezas de las entidades responsables.
Espero que algunos de los lectores puedan hacérselas llegar.

·         Dr. Juan Carlos Echeverry, Ministro de Hacienda y Crédito Público
·         Dra. María Fernanda Campo Saavedra, Ministra de Educación
·         Dr. José Darío Uribe Escobar, Gerente General del Banco de la República
·         Dr. Gerardo Hernández Correa, Superintendente Financiero
·         Dra. María Inés Agudelo, Directora de FOGAFIN
·         Dra. Martha Teresa Durán Trujillo, Directora de FOGACOOP

Probablemente puedan responder que ya está atacándose el problema a través de los programas de educación en finanzas personales que están desarrollando la AMV y la ASOBANCARIA. ¡Eso está bien!, pero no es suficiente... No podemos dejar toda la responsabilidad de difundir la educación  sobre finanzas personales al sistema de intermediación financiera… ¡por razones obvias!

UN MENSAJE PARA EL PRESIDENTE:

Dr. Juan Manuel Santos Calderón,  Presidente de la República. La crisis económica global que se avecina es de proporciones inéditas y la mejor forma de ayudar a la población a paliarla es a través de la educación en finanzas personales. Es imperativo desarrollar urgentemente programas masivos  que ayuden a las familias a estar mejor preparadas para sobrevivir el vendaval económico.

viernes, 25 de mayo de 2012

Gota a gota... ¡hacia la pobreza crónica!


Finanzas personales para todos

Por: Rigoberto Puentes

El siguiente es parte de un capítulo de mi libro de finanzas personales “El mejor regalo para tus hijos”, que trata sobre los valores, las creencias… Los paradigmas que debemos sembrar en el cerebro de nuestros hijos para ayudarles a desarrollar una vida financiera sana.

“La financiación es una herramienta fundamental en el manejo del dinero y de la construcción del bienestar económico, pero, para ser beneficiosa, debe estar bien administrada. Un préstamo inapropiado o mal administrado puede conducirnos fácilmente a la quiebra."

¿Qué es un crédito inapropiado?

Es aquel que se obtiene sin ningún tipo de planificación, bien sea por costumbre o por impulso, como en el caso de las tarjetas de crédito o, más grave aún, por necesidad, para cubrir gastos u otras deudas previamente adquiridas.

Un caso común

Conocí a Martha en un supermercado, en Bogotá. Hice contacto con ella cuando estábamos haciendo fila para pagar las compras. Mientras esperábamos que atendieran a las personas que iban delante de nosotros, ella me hizo un comentario acerca de lo mucho que habían subido últimamente los precios de los víveres y se quejaba de que cada día el dinero alcanzaba menos.
Cuando llegó su turno de pagar, una cuenta relativamente pequeña, sacó su tarjeta de crédito y se la pasó a la cajera, quien naturalmente le hizo la pregunta de rigor que se acostumbra en Colombia cuando se paga con tarjeta de crédito.
-¿A cuántas cuotas?
-Treinta y seis –respondió la muchacha automáticamente.
Mientras la cajera hacía los trámites del caso para obtener la aprobación de la tarjeta, yo aproveché para preguntarle a la muchacha:
-Discúlpeme la pregunta -¿por qué treinta y seis cuotas?
-Bueno -me respondió sin la más mínima duda- porque así me resulta más fácil. En lugar de tener que pagar la totalidad de una vez, lo pago en tres años, con lo cual me resulta mucho más barato.
-¿Usted sabe los intereses que le cobra mensualmente la tarjeta?
Martha se me quedó mirando con extrañeza.
-Sí, pero creo que no es mucho, y de todas formas las cuotas son muy bajitas.
Entonces me di cuenta de que la joven Martha apenas estaba  entrando en la ruta de la pobreza. Me habría gustado poder aconsejarla, pero en ese momento la cajera le entregó el formato y un bolígrafo para que firmara, ella lo hizo y luego desapareció.

Puedo imaginarme la historia futura de Martha, a través de otros casos que he conocido y que he tenido la oportunidad de ayudar a resolver.

La joven Martha seguirá haciendo compras con su tarjeta y difiriendo los pagos al máximo que le permita el plástico con el fin de que las cuotas le queden lo más bajas que sea posible. Ella seguirá acumulando bajas cuotas, las cuales sumadas se van haciendo cada vez más grandes, lo que significa que los pagos mensuales van a consumir cada vez una parte más importante de sus ingresos. Pero Martha no se percatará de ello, puesto que tendrá a mano su amada tarjeta para lo que necesite… hasta que un día se dé cuenta de que las cuotas han subido tanto, que ya sus ingresos no le alcanzarán para pagarlas. Se empieza  a retrasar en los pagos y entonces sucede algo inesperado: las tarjetas dejan de funcionar, quedan bloqueadas. Así, Martha se encuentra en una situación desesperada: no puede hacer compras con su tarjeta y no tiene dinero en efectivo, por cuanto lo usa todo para pagar las cuotas. Entonces aparece la amiga bienintencionada que viendo su angustia le sugiere una solución de emergencia: el prestamista, ese buen señor que cada quince y treinta se aparece en la cafetería de la esquina, a realizar sus operaciones de cobranza y apertura de nuevos créditos. Martha lo ve como una salvación y acude a él… y así, gota a gota, Martha va cayendo cada vez más profundo en el socavón de la pobreza, del cual le será muy difícil escapar.”

lunes, 21 de mayo de 2012

Facebook... ¿Realidad o simple burbuja financiera?

Por: Rigoberto Puentes



La salida de Facebook al mercado accionario en la bolsa de valores de N.Y. es el típico ejemplo del divorcio que existe entre la economía virtual y la real.


Acertada caricatura del periódico El Tiempo de hoy.

Algunos datos con respecto a la salida a la bolsa de la famosa red social:

·      - Facebook salió a la bolsa de valores de N.Y. bajo el símbolo FB.

    - Durante el primer día se vendieron más de 400 millones de acciones por un valor superior a 16 millardos (miles de millones) de dólares. El precio fluctuó hacia la baja durante el día. El precio alcanzó los $45 por acción y luego empezó a caer. Los emisores tuvieron que hacer grandes esfuerzos (manipulaciones) para lograr terminar con un precio de $38.23.

·         Como resultado de lo anterior, el valor total de la nueva corporación alcanzó la nada despreciable cifra de $104 millardos de dólares (sumando las acciones vendidas el día viernes, con aquellas que no se pusieron a la venta).

·         Para tener una idea de la magnitud de esa cifra, piense que es mayor que el PIB (Producto Interno Bruto) del 65% de las naciones del mundo; que es similar a la suma del PIB de Bolivia y Uruguay  y una quinta parte del de Colombia. Visto desde otra perspectiva: su valor de mercado es solo un poco menor al de General Motors, Ford y Boeing combinadas.

·         Esta monumental cifra suena exageradamente alta para una empresa que nació hace solamente ocho años y cuyo futuro está basado en una red social, una novedad que podría desinflarse con la misma velocidad con la que lo hace una burbuja.

·         ¿Quiénes fueron los principales vendedores de las acciones? Zuckerberg, su creador, vendió 30 millones de acciones por las que recibió más de un millardo (mil millones) de dólares en efectivo. Aún le quedan más de 500 millones de acciones, que a un precio de $38 representan cerca de 20 millardos. También vendieron muchas de sus acciones las compañías de riesgo que lo apoyaron, tales como Accel Partners (1.8 millardos), Goldman Sachs (1 millardo) y otros.

·         ¿Quiénes compraron esas acciones? No sé quiénes lo hicieron, pero sí puedo decir con certeza quiénes no lo hicieron. Estoy plenamente seguro de que dentro de sus compradores no estuvieron inversionistas experimentados tales como Warren Buffet o George Soros. Ellos saben lo suficiente como para mantenerse al margen de ese tipo de aventuras bursátiles.

·       ¿Qué probabilidad de ganar dinero tienen los compradores? Muy remotas. Aun en la eventualidad de que Facebook resulte siendo una nueva Apple o Google, pasará bastante tiempo antes de que se consolide. Mientras tanto sufrirá periodos de gran volatilidad que no soportarán los compradores poco experimentados.

·         ¿Pueden comprarse las acciones de Facebook en los mercados latinoamericanos? Sí, bien directamente con brokers de los Estados Unidos o indirectamente a través de casas de bolsa locales.

·    ¿Es recomendable adquirir acciones de Facebook? Yo no lo recomendaría. Es una apuesta demasiado riesgosa. Hay formas de ganar dinero en la bolsa con muchas mejores perspectivas y menor riesgo.

·        ¿Es recomendable invertir en el mercado accionario, en general, en estos momentos de incertidumbre? Si no se cuenta con la experiencia necesaria para saber lo que está haciéndose, es mejor no intentarlo. Puede perder hasta la camisa. Pero, por otra parte, los inversionistas experimentados y bien asesorados pueden lograr extraordinarios beneficios.

Corolario:

Nunca coloque su dinero en un negocio que no comprenda perfectamente. Antes de invertir su dinero invierta algún tiempo y esfuerzo en educarse en finanzas personales. 

martes, 15 de mayo de 2012

Pobres por nacimiento o pobres por decisión


La importancia de la educación en finanzas personales


Desde el punto de vista de su origen, existen dos tipos de pobres: los que lo son de nacimiento y aquellos que lo son por decisión personal. 



Circunstancias desconocidas hacen que unas personas nazcan en cunas de oro y otras en catres de rastrojo. Las últimas no son culpables de su pobreza: han aparecido y se han desarrollado en hogares o no-hogares en los que el ambiente que los rodea los aprisiona y les dificulta salir de la miseria. Se requieren esfuerzos casi sobrehumanos para escapar de la misma. Solamente unos pocos logran la hazaña de superar  ese estado, generalmente espoleados  por padres inteligentes que comprenden que sus hijos también tienen derecho a disfrutar de las cosas buenas de la vida… y a costa de grandes sacrificios consiguen que se eduquen y  aprendan un oficio o una profesión que les permita sobreponerse a su estado original… 

Pero las primeras…, aquellas personas que favorecidas por las circunstancias del azar nacen en hogares de familias acomodadas, en ambientes en los que la educación superior es parte de la cultura familiar, que se forman en oficios o profesiones que les generan ingresos aceptables que les permitirían vivir cómodamente..., ellas no tienen justificación para ser pobres. Si lo son es por decisión personal, por dejadez, por negligencia, por no querer tomarse el trabajo de aprender a administrar sus recursos financieros. Son personas que eligen  gastarse todo lo que ganan, o más de lo que ganan. Convencidas de que su problema se debe al volumen sus ingresos, intentan solucionar esa situación involucrándose en peligrosos proyectos, pirámides y otras aventuras financieras, sin medir el riesgo; o soñando con ganarse la lotería, o con la esperanza de que el próximo negocio… ese sí va a ser el que los saque de su situación actual y de noche a la mañana va a convertirlos en los nuevos Carlos Slims o Donald Trumps… 

Algunos, la minoría, con el tiempo, son lo suficientemente inteligentes como para aprender de sus propias experiencias (costosas experiencias), ser autodidactas y desarrollar disciplina financiera que poco a poco les permite empezar a generar riqueza; pero otros, la mayoría, jamás desarrolla esa cultura y transitan por los pasillos de la vida quejándose de su mala suerte, sin llegar a comprender que la causa raíz de sus problemas económicos no se encuentra en el monto de sus ingresos sino en su falta de educación financiera.

¿Para qué sirve la educación en finanzas personales? 


A.   Nos capacita para administrar eficientemente el dinero, haciendo que éste alcance para los gastos comunes y que quede un remanente para ahorrar.

B. Nos permite “ver” oportunidades de inversión que generalmente pasan desapercibidas para un ojo no entrenado financieramente. En los mercados, muchas veces se presentan situaciones que son verdaderas gangas…, para quienes logran reconocerlas y ejecutarlas.
  
C. Nos protege contra malas inversiones: El mundo está plagado de tiburones financieros que prometen ayudarnos a ganar dinero fácilmente, pero que al final resultan siendo pirámides u otro tipo de trampas financieras.

D. Nos ayuda a mejorar nuestra capacidad para anticipar y sopesar los riesgos y amenazas que puedan afectar a nuestra salud, nuestra vida o nuestros bienes, y nos muestra alternativas para evitarlos o enfrentarlos de manera tal que causen el menor daño posible.

E.   Nos ayuda a mejorar nuestra habilidad para negociar: El conocimiento de conceptos básicos, tales como interés compuesto, porcentajes, amortización, etc. son fundamentales para negociar la adquisición o venta de bienes. La educación financiera nos enseña cómo, con el uso de simuladores financieros, estos conceptos son muy fáciles de aprender y aplicar.

F.     Nos ayuda a optimizar el pago de impuestos.

G.   Y lo más importante de todo: nos genera tranquilidad de espíritu. El hecho de saber que nuestra situación económica está bajo control contribuye enormemente a llevar una vida placentera, disfrutando de las cosas buenas que la misma nos ofrece y durmiendo profundamente todas las noches, sin premuras económicas, sin deudas fuera de control, en fin, sin angustias relacionadas con dinero… 

La diferencia entre una persona educada financieramente y otra que no lo está, se puede medir en miles de millones de pesos, el problema está en que, en la mayoría de los casos, esa diferencia sólo se hace notoria cuando ya es demasiado tarde para remediarla. 

lunes, 14 de mayo de 2012

Año tras año la misma película en Wall Street





En marzo 2009, ante la fuerte caída de los precios de las acciones en Wall Street la Reserva Federal salió al rescate a través del primer alivio cuantitativo (QE1), lo que en otras palabras significó la emisión de un par de trillones (millones de millones) de dólares para estimular la economía. El mercado accionario se recuperó y, por un tiempo, los inversionistas que dependen de la subida de los precios para ver reflejadas sus ganancia fueron felices… ¡pero la dicha duró solamente un año!

En abril de 2010 el mercado accionario comenzó a desmoronarse y se mantuvo negativo hasta agosto, cuando la Reserva Federal tuvo que salir al recate con el segundo alivio cuantitativo (QE2), mediante el cual le insufló al mercado (a la burbuja) un nuevo estímulo de cerca de un trillón (millón de millones) de dólares. El mercado se recuperó y los inversionistas volvieron a ser felices… ¡temporalmente!

En agosto 2011, nuevamente los precios comenzaron a caer y se mantuvieron negativos hasta octubre. En esta ocasión fue el Banco Central Europeo el que salió al rescate con la promesa de emitir no recuerdo cuantos billones de euros; promesa que cumplió cabalmente entre diciembre de 2011 y febrero de 2012. Nuevamente los precios de las acciones se recuperaron y la sonrisa volvió a los labios de los inversionistas.

Mayo de 2012 el mercado accionario parece estar siguiendo la misma senda negativa de los años anteriores… los precios de las acciones han caído en forma sostenida durante las dos últimas semanas y por lo que muestra la tendencia de la actual (la tercera del mes) los precios seguirán cayendo. ¿Hasta dónde? Las autoridades financieras se darán un margen antes de actuar. Probablemente hasta que el índice S&P baje a los 1100 -1200 puntos (hoy está en 1350). En ese momento saldrán al rescate. ¿Quién actuará? ¿Será la Reserva Federal o el Banco Central europeo?  Cualquiera de los dos que lo haga, el resultado será el mismo para la economía global: más aire para una burbuja que está llegando a su punto de saturación…

¿Qué significa lo anterior para los inversionistas?

Mientras que los principiantes y amateurs estarán aterrados y a punto de un colapso nervioso, los profesionales están frotándose las manos y salivando ante la inminencia del manjar que los espera: ¡Nada mejor que la volatilidad pronunciada para hacer grandes ganancias!  

domingo, 13 de mayo de 2012

La burbuja económica china


Prepárese... ¡que viene el lobo!

Por: Rigoberto Puentes





En un nuevo intento por evitar que la burbuja económica reviente antes de las elecciones de octubre, el sábado pasado (mayo 12), el Banco Central de China tomó nuevas medidas para estimular su economía. Medidas que serán efectivas en el corto plazo, pero que tienden a insuflar más aire a la ya saturada pompa china.


Pareciera que este país estuviese disputándose con Europa y los Estados Unidos el derecho de ser el iniciador de la gran crisis global que se avecina.


Algunos datos tomados del libro “La Próxima gran caída de la economía mundial”, de Jorge Suárez Vélez (comentarista de CNN), nos muestran la magnitud de la burbuja china:


-La burbuja de la construcción es de mayores proporciones de lo que fue la de 2008 en EE. UU. y otros países.


-La construcción de oficinas y comercios ha sido tan exagerada que alcanzaría para darle a cada uno de los 1.300 millones de chinos una oficina de metro y medio por metro y medio.


-Treinta y siete de los 44 aeropuertos construidos en el mundo entre 2005 y 2010 se hicieron en China.


- En los últimos años se han construido tantos puentes que hoy en día China tiene más que los EE. UU., a pesar de tener la quinta parte de los ríos.


Así que los inversionistas que tienen intereses en la economía china deberán estar atentos al desenvolvimiento de los acontecimientos en ese país.




http://money.cnn.com/2012/05/11/news/economy/china-reserve-requirement/index.htm?iid=HP_LN

viernes, 11 de mayo de 2012

¿En qué debo invertir mis ahorros?


Por: Rigoberto Puentes 

Hasta ahora, todos los artículos que he compartido con mis lectores a través de este blog se han referido a la administración eficiente de los ingresos, con el objetivo de estimularlos a implementar cambios de comportamiento que les ayuden a mejorar su vida económica. Quienes hayan tomado nota del mensaje y hayan adquirido o reforzado la cultura de planificar sus finanzas y de manejar sus ingresos a través de un presupuesto que les permita gastar menos de lo que ganan, dejando un remanente para el ahorro, habrán superado la parte más importante y más difícil de las finanzas personales… habrán dado un paso gigantesco en la ruta hacia el “óptimo económico”.

Recuerden que no se trata de acumular dinero como objetivo, sino como un medio para lograr calidad de vida y, por ende, felicidad.

Como lo mencionaba anteriormente, ésa es la parte más difícil y más aburridora de la educación sobre finanzas personales… Si ya lo han logrado, lo que sigue es “coser y cantar”. Ahora vamos a enfocarnos en el tema de qué hacer con los ahorros. El objetivo es el de mostrarles diferentes alternativas de inversión, tanto a nivel local como en el exterior, que puedan llevarlos a lograr el máximo rendimiento, bajo un nivel de riesgo que puedan manejar.

Empecemos pues:

La pregunta que titula este artículo es la que con mayor frecuencia recibimos los asesores de inversión:

-¿En qué debo invertir mis ahorros?

Y, desafortunadamente, el único consejo honesto que podemos dar es frustrante para quien espera una respuesta más concreta:

-¡Depende! 

-¿De qué depende? – se nos pregunta, con toda lógica.

-De la situación particular de cada quien. De su perfil como inversionista. No existe una inversión  estándar para todo el mundo. Cada persona deberá ensamblar su portafolio de acuerdo con sus propias características.  Para ello es imperativo aprender y asimilar una regla fundamental, y tenerla presente siempre que se piense en hacer cualquier tipo de transacción financiera:

“Riesgo y rendimiento son directamente proporcionales: las inversiones que prometen altos beneficios son siempre las de mayor riesgo”.

Por lo tanto, el primer factor que debe tomarse en cuenta es el riesgo. Si éste es manejable, entonces se analiza el rendimiento; si el riego parece ser demasiado alto, entonces no vale la pena ni mirar el retorno potencial.  

Pero el riesgo no es igual para todas las personas; éste es individual y está basado en dos factores fundamentales que determinan su perfil como inversionista.

¿Cuáles son esos factores?

1) Su horizonte de inversión: Es decir su edad. Mientras que un joven de 20 años puede asumir riesgos altos en la búsqueda de colocaciones con rendimientos ídem, debido a que tiene suficiente tiempo para recuperarse si las cosas no salen bien, un joven de sesenta  o setenta ya no cuenta con esa ventaja. Lo recomendable, por lo tanto, para cualquier persona que inicie un fondo temprano en la vida, es adaptarse a su horizonte e ir haciendo una transición de un portafolio agresivo (“alto-riesgo/alto-rendimiento”) hacia otros cada vez más moderados (riesgo y rendimiento promedios) para llegar a la última etapa de su vida con un portafolio conservador (“bajo-riesgo/bajo-rendimiento”) que le asegure la preservación de su capital. Este concepto ha quedado muy bien expresado en la reciente reforma de los fondos de pensiones y cesantías, para el manejo de los portafolios de los afiliados.

¿Significa lo anterior que un joven de 20 ó 30 años siempre debe elegir portafolios  de “alto- riesgo/alto-rendimiento” mientras que uno de 60 ó 70 debe hacer lo contrario?

¡No necesariamente! La edad no reemplaza a la educación financiera. Sin el conocimiento financiero adecuado las inversiones de “alto-riesgo/alto-rendimiento” no son recomendables para nadie… ¡a ninguna edad! Por el contrario, un joven sesentón o setentón bien educado financieramente puede darse el lujo de acceder y beneficiarse de las mismas.

2) El nivel de tolerancia al riesgo: Es el segundo factor que debe tomarse en cuenta a la hora de buscar una colocación para los ahorros. Éste se mide por el grado de estrés que es capaz de soportar una persona cuando las inversiones no van en la dirección esperada. Probablemente todos  hemos leído sobre la ola de suicidios que se suscita cuando se producen grandes crisis financieras… ¡Hasta ese punto puede llegar el estrés, la angustia, la agonía que genera un revés financiero, cuando no se está preparado para soportarlos! Sin embargo, en la mayoría de los casos, los reveses financieros no son sino crisis temporales, en las cuales, mientras los no educados financieramente sufren, los que sí lo están hacen su agosto, aprovechando las caídas de los mercados para maximizar sus ganancias… ¡Así de importante es la educación financiera! Ésta es la que nos provee de los conocimientos suficientes para diferenciar las crisis verdaderas de las temporales y la estabilidad emocional para actuar con serenidad y sacar el mejor provecho de las dos.

Ninguna persona que no cuente con educación financiera adecuada debería incursionar en inversiones de renta variable (acciones, fondos mutuales, carteras colectivas, opciones, etc.), por cuanto la carencia de ésta maximiza el riesgo y usualmente terminará perdiendo dinero.

Pretendo, a través de este blog motivar a mis lectores a que aprendan a invertir y a obtener altos rendimientos. Los artículos de las próximas semanas servirán de abreboca para incentivarlos a adentrarse en esta materia. Pero para ello no bastará con leer los artículos… deberán profundizar sobre los temas tratados en cada uno de ellos.

Cualquier pregunta o comentario háganlo por este medio. Gustosamente les contestaré.


martes, 8 de mayo de 2012

¡No me alcanza el dinero!


Ésta es una queja que se escucha con frecuencia, tanto de personas que ganan poco como de algunas que cuentan con ingresos abultados. Unos y otros achacan la situación a que necesitan más dinero.

Pero... si ambos trabajamos...
¿Cómo es que no nos alcanza el dinero para todo lo que necesitamos?

-¡No gano lo suficiente!- se recriminan a sí mismos, sin detenerse a pensar que la raíz del problema no está en el monto del ingreso sino en la forma en la que lo administran.

“Contamos con recursos limitados para satisfacer necesidades ilimitadas”, es probablemente la ley fundamental de la economía. Es un hecho: solamente unas contadas personas en el mundo pueden sostener que ganan lo suficiente para atender sus necesidades, y lo han logrado gracias a la sabia administración de sus recursos financieros.

En post anteriores ya nos hemos referido a la planificación financiera personal y dentro de ésta  es crucial comprender la importancia de llevar un control estricto de las finanzas familiares a través de la preparación de los tres documentos (estados financieros) fundamentales: el balance personal, el estado de ingresos y egresos y, el más importante de todos, el presupuesto. Es éste último el que va a ayudarnos a aplicar la más sagrada de las reglas de las finanzas personales: “Nunca gaste más de lo que gane”

Usualmente todos vemos cómo el dinero que recibimos se escurre entre los dedos sin previo aviso. ¿Han escuchado alguna vez la expresión “¡No sé qué hice con la plata!”? Bueno, pues la única forma de borrar esa frase de los labios consiste en aprender a manejar el dinero de una forma organizada, y esto sólo se logra a través de la utilización permanente de un presupuesto.

Cómo hacerlo:

1. Prepare su presupuesto mensual. En éste se anotan detalladamente todos los ingresos que espera recibir en los próximos meses, y todos los gastos.  Se restan los segundos de los primeros; si la operación da un resultado positivo, con  un excedente para ahorrar, no menor del 10% del ingreso, todo está bien; pero si los gastos superan  los ingresos, entonces habrá que reducirlos, empezando por los suntuarios o no esenciales. Si esto no es suficiente, entonces deberá reducir algunos esenciales y cambiar su estilo de vida, hasta que logre generar nuevos ingresos que le permitan equilibrar la situación.

2. Mantenga permanentemente actualizado el presupuesto. Usualmente debe revisarse todos los meses, pero en casos de crisis es necesario hacerlo con mayor frecuencia (semanal o diaria)… El objetivo es el de mantener el  control y nunca permitir que los gastos superen  los ingresos…

3. Concilie el presupuesto con la realidad.  La revisión del presupuesto debe hacerse tanto en el papel como en el bolsillo. Si las cuentas le muestran que tiene un monto “equis” disponible para el próximo mes, asegúrese de que ese dinero realmente existe en su bolsillo o en su cuenta bancaria.

4. Aplique los correctivos necesarios… ¡a tiempo! Si en un momento dado la revisión del presupuesto le muestra que sus gastos están superando  sus ingresos, es el momento de declarar la emergencia familiar y tomar medidas para retomar el control de sus finanzas. Es una regla de vida: no podemos gastar más de lo que recibimos, so pena de ir a la quiebra.
-¡Que mi ingreso es muy pequeño!, ¡que no me alcanza!…

¿Qué hacer ante esa situación?

Desafortunadamente no hay fórmulas mágicas… sólo hay dos opciones: o ganar más o gastar menos… y, por supuesto, la única que podemos aplicar de inmediato es la segunda, puesto que la primera toma tiempo en ser implementada. Así que lo más práctico es atacar el problema por el lado de la reducción de gastos mientras se logra aumentar el ingreso.
Y, como último punto, mi prédica permanente:

5. Edúquese financieramente. Hasta ahora hemos estado hablando de medidas de emergencia, del corto plazo, pero el control de las finanzas no sólo debe ser momentáneo sino que debe manejarse a mediano y largo plazo; debe ser un ejercicio permanente.  Es necesario educarse desde el punto de vista de las finanzas personales para estar siempre preparado para manejar las diferentes situaciones que se presentan en nuestra vida económica…

En este punto quiero recordarles una frase de dos artífices de las finanzas personales, Donald Trump y Robert Kiyosaki: “La única manera de afrontar con éxito los problemas económicos es a través de la educación financiera”.

Por: 

lunes, 7 de mayo de 2012

Francia y Grecia aceleran la crisis




Los triunfos de Francois Hollande en Francia y de la oposición en Grecia son una señal más de que la estrategia para recuperar las economías que están emprendiendo los europeos no tiene posibilidades de éxito. Tanto el pueblo francés como el griego están confirmando que no están dispuestos a sacrificar su presente económico por la promesa de un mejor futuro.

El mensaje es claro: las medidas de austeridad que están tratando de aplicar los gobiernos para detener la crisis no han hecho más que exacerbar la molestia de los ciudadanos contra sus sucesivos gobiernos que no han sabido administrar los recursos.

El resultado de las elecciones sobre los mercados financieros de todo el mundo ha sido el esperado: están colapsando. 

¿Se trata de un colapso duradero?

Probablemente no. Es posible que haya una baja de los precios de las acciones durante las primeras 24 - 72 horas de la semana, pero luego volverán a retomar la tendencia alcista que han traído hasta aquí.

Aún no ha llegado el momento del colapso real. Para que ello ocurra tendremos que pasar algunas etapas previas. Sin embargo, lo ocurrido en Francia y en Grecia acelerará el proceso conducente hacia la crisis económica global. ¡Es urgente empezar a prepararse!  

Les recomiendo el libro Prepárese... ¡que viene el lobo! de Rigoberto Puentes para que sepa CÓMO debe preparase.